#BrolloSEXXX ¿Tú también eres multiorgásmica?

El multiorgasmo es un tema controvertido. Por un lado se ha convertido en una quimera que muchos quieren alcanzar, de hecho se venden manuales para conseguirlo y algunas personas incluso se frustran por no serlo. Pero también está la versión de que la mujer que tiene muchos orgasmos es insaciable e imposible de satisfacer totalmente y se ve como algo negativo, a veces casi algo de lo que huir si eres su pareja.

Resulta que todas nosotras somos capaces de tener varios orgasmos en la misma sesión y no es nada raro ni demasiado complicado. Puede ser deseable o no pero es tan natural como el sexo mismo. Para entender esto tenemos que saber cómo funciona el orgasmo femenino.

La respuesta sexual humana está definida en distintas fases. Cada fase consiste en unos cambios fisiológicos que van dando paso a los siguientes, el orgasmo es la última fase así que deben darse varios cambios antes de llegar a él, sino no se puede producir.

La primera fase es el deseo, en esta no hay cambios fisiológicos pero sí psicológicos. Es aquella atraccion sexual que provoca la excitación.

La segunda fase es la excitación, lo primero que ocurre en la mujer es la lubricación de la vagina y la vulva para facilitar la próxima penetración. La vagina, que hasta ahora medía unos 7 cm duplicará su longitud y sus paredes se llenarán de sangre haciéndola más sensible. Los pechos también cambian, erectando sus pezones y endureciéndose.

La fase previa al orgasmo se llama meseta, en este momento los genitales están llenos de sangre y la vagina tiene las paredes muy irrigadas, se ha formado la plataforma orgásmica.

Durante el orgasmo se produce una respuesta de todo el cuerpo, se sienten placenteras contracciones en la vulva, vagina y cuello del útero que devolverán la sangre acumulada en los genitales a su lugar. Después hay un período llamado «refractario» en el que parte de la sangre de los genitales vuelve a la circulación habitual. Este período va desde el orgasmo hasta que el cuerpo está preparado de nuevo para reiniciar la respuesta sexual.

En el hombre las fases son exactamente iguales pero su período refractario es más largo, para volver a conseguir una erección del pene tiene que pasar más tiempo que en la mujer. Aunque es cierto que en las primeras relaciones y en algunos momentos de su vida observará que ese período es muy corto y casi no pierde la erección para volver a continuar, la mayor parte de las ocasiones necesitará un descanso.

La mujer no necesita ese tiempo de descanso, el volumen de sangre que ha ocupado sus genitales en la excitación no es tan grande como en el hombre. Si se continúa la estimulación después del orgasmo se puede volver a retomar la respuesta sexual y tener otro orgasmo transcurrido poco tiempo. Este es un proceso biológico y funciona exactamente igual en todas las mujeres, así pues todas somos capaces de tener varios orgasmos en la misma sesión.

Claves para tener más de un orgasmo

Entonces… ¿Por qué hay mujeres que lo consiguen fácilmente y otras lo ven imposible?

La realidad es que cada mujer es completamente distinta y la forma de estimulación que necesita para llegar al orgasmo es diferente. Si una mujer encuentra muy fácil llegar al primer orgasmo probablemente le cueste menos tiempo y esfuerzo conseguir el segundo pero si ya tarda bastante en llegar al clímax la primera vez probablemente ni tenga ganas de ir a por otro.

Además hay mujeres que después del orgasmo notan el clítoris particularmente sensible y casi no soportan que se les toque, mientras que a otras no les importa tanto.

Puede ser más o menos laborioso pero todas podemos llegar a tener varios orgasmos. A las mujeres que les ocurre lo que acabamos de mencionar se les aconseja pasar a estimular otras zonas menos sensibles pero siempre procurando que la excitación no desaparezca. Cambiar el ritmo a más lento o el tipo de estimulación (por ejemplo de manual a oral) también ayuda a que no exista esa posible molestia post orgasmo.

Lógicamente si logramos más de un orgasmo en la relación sexual es muy placentero pero no hay que obsesionarse en absoluto, como en todo, no somos máquinas y habrá días que nos apetezca y nos resulte fácil y días que con uno ya nos quedemos muy relajadas y no necesitemos más. Como todas las mujeres somos capaces de esto, no hay ninguna característica especial en las mujeres multiorganismicas y no es cierto que si tienes varios orgasmos seas insaciable o más difícil de satisfacer.

Escrito por

Marta Ibáñez