Estudiantes de LUZ se quedan sin comedor #Paraguana

Los cuatro comedores de la Universidad del Zulia amanecieron cerrados la mañana de ayer, en virtud de que la grave situación del país, aunado al presupuesto no cancelado por el Ejecutivo a las universidades autónomas, hace imposible que se pueda mantener un convenio con proveedores de alimentos.

El núcleo Punto Fijo no escapó de esta realidad. Alrededor de 750 platos diarios dejarían de servirse, afectando a estudiantes que hacen vida en la institución, así como al personal docente y obrero, que incluso, también se beneficiaban con las comidas.

Lilian Garvett, docente del núcleo LUZ, expresó que alumnos foráneos y de escasos recursos podrían ser los más perjudicados con el cierre del comedor. Detalló que los proveedores querían aumentar el plato de comida a 394 bolívares, suma que, aunque parezca insignificante tomando en cuenta la inflación, no puede ser cubierta por la universidad.

DESERCIÓN ESTUDIANTIL

 Hernán Chirinos, presidente del centro de estudiantes de LUZ Punto Fijo, agregó que la carencia de rutas, aunado ahora al cierre del comedor, podría aumentar la deserción estudiantil, que en lo que va del semestre, se ubica en un 65 por ciento.

“Y el otro 35 por ciento está haciendo el sacrificio para venir en estas condiciones”, agregó el representante universitario.

También acotó que para algunos, la comida que le surtían en la institución (almuerzo) era el único plato variado al día.

Los estudiantes foráneos, a quienes también se les brindaba la cena, ahora se les dificultaría mucho más permanecer en la casa de estudios, puesto que los gastos en transporte público, y ahora en comidas, significaría una suma de dinero que se les hace cuesta arriba costear.

Chirinos aseveró que con estas carencias, se está violentando el reglamento relacionado con los beneficios estudiantiles, que establece que para que exista la academia en excelencia, se deben dar las condiciones óptimas en cuanto a servicios como rutas, salud, biblioteca, alimentación, entre otros.

Publicado en el Diario La Mañana