#BrolloSEXXX «El orgasmo tántrico»

En el tantra, originario de la India, el orgasmo es más que una simple “descarga” orgánica: busca la unión de los dos principios masculino/femenino y puede desencadenar el éxtasis. Sobreviene durante la libre circulación de nuestra energía sexual. Más enriquecedor para el cuerpo y el espíritu, restablece una relación consciente entre los dos miembros de la pareja. Hablemos del orgasmo tántrico con nuestros expertos.

¡Sensorialidad, apertura del corazón y de la consciencia! El orgasmo tantrico, para describirlo en palabras, se acompaña de “una agitación sensorial, donde todo el cuerpo se ve movilizado, y un aumento de energía que llena el corazón, encendiendo de fuego nuestra consciencia».

Así lo describe Catherine Oberlé, sexóloga y gestalt-terapeuta. Este orgasmo singular es muy diferente del orgasm clasico, que la mayoría de las veces se reduce a nuestras zonas genitales o erógenas, en el mejor de los casos. “También en ese caso, no se trata de crisparse en una forma ideal, sin duda la mejor manera de prestar atención», precisa nuestra experta.

No hay que buscar un objetivo claro, sino simplemente una calidad de presencia a lo que se es. Sin embargo, ¡cómo conseguirlo sigue siendo un misterio! Aunque intentar provocarlo resulta inútil (o incluso contraproductivo), existen algunos factores que contribuyen a su expresión.

El despertar sensorial

“Despertar su sensorialidad puede abrir la vía al orgasmo tántrico”, anuncia Catherine Oberlé. La mayor parte del tiempo nos centramos en la excitación de nuestras zonas erógenas, cuyo efecto secundario es expandirnos al resto delcuerpo, en torno a nuestro sexo, nuestras nalgas, nuestros senos… El tantra propone una visión “reunificante”, donde nuestro cuerpo entero participa del placer.

En la práctica:

“Para favorecer esta aproximación orgásmica tántrica, podéis crear un universo sensorial”, propone Nathalie Vieyra, terapeuta psicocorporal, certificada en masaje tántrico. Basta con honrar nuestros cinco sentidos.

·         Encended una vela, símbolo de la llama interior.

·         Embalsamad la atmósfera con un aceite esencial con virtudes reconocidas por despertar la sexualidad: jazmín, neroli, rosa, sándalo blanco.

·         Poned una música que evoque el amor entre vosotros.

·         Preved un alimento y una bebida para después: frutas y té caliente, o infusión de rosa.

·         En el suelo, estirad un tejido grueso en el que acomodaros, colocad una toalla y cojines a vuestro alrededor, así como alguna tela de color rojo, rosa o naranja, color de la pasión.

El despertar energético

“El orgasmo tántrico favorece una mejor circulación de nuestra energía”, recuerda Catherine Oberlé. A veces, el orgasmo clásico puede acompañarse de una sensación de pérdida de energía, tanto en el caso de mujeres como de hombres. Este es el caso cuando equivale a una descarga: la relajación que le sigue a menudo se debe a la liberación de tensiones. Nuestro experto añade: “El orgasmo tántrico permite una libre circulación de nuestra energía y, al final, la recuperación de la vitalidad, una sensación de plenitud”. Según Osho: “Si estáis atentos, sentiréis que os habéis convertido en el vehículo de una energía vital que circula a través de vosotros.Si permanecéis alerta, observaréis cambios energéticos en vuestro cuerpo; se producirán menos pensamientos en vuestra mente y vuestro corazón se abrirá.Y entonces tú y tu pareja sólo seréis uno, algo os sobrepasará, llegará».

En la práctica:

“En la tradición tántrica, los chacras, o “ruedas de luz”, que llegan a 7, son los centros energéticos.Activarlos prepara para el orgasmo”, afirma el Dr. Shakti Malan, diplomado en antropología social y profesor de tantra.

·         Para activar el “fuego” de nuestra vida sexual, hay que empezar por encender el fuego de nuestro chacra “base” o raíz, situado entre el órgano sexual y el ano.

·         Después, conectar el “chacra” del corazón y el sexo. Se trata de mostrar la energía entre el sexo y el pecho, allí donde reside la energía del corazón.

·         Y descubrir la vida del Sushuma, para relacionar el órgano sexual/el corazón/la consciencia. Según el tantra, el Kundalini se siente a través de un canal de energía, denominado Sushuma.

Ejercicio:

En los preliminares, sentaros el uno frente al otro. Colocad tranquilamente vuestras manos la una sobre la otra delante de vuestro sexo. Inspirad y contraed los músculos. A cada inspiración, trazad una línea invisible con vuestra mano derecha desde vuestro sexo hasta el punto central entre vuestros dos ojos, para visualizar el trayecto de la energía sexual que sube. Espirad, recorriendo el camino opuesto. Convertiros en esta “flauta hueca” en la que circula libremente la energía sexual. De este modo, canalizáis la excitación, hasta vuestro tercer ojo, pasando por el corazón… un ejercicio que “abre” la vía del orgasmo.

El despertar de Kundalini

El Kundalini es una palabra santa para denominar nuestra energía vital. Tradicionalmente se ha descrito como una serpiente enroscada sobre sí misma, en la base de la columna vertebral.

En la práctica sexual ordinaria, esta energía permanece dormida, ya que nos centramos sobre todo en los órganos sexuales, y el objetivo de un orgasmo es «descargar».

En la práctica tántrica, Kundalini se despierta y nuestra energía sexual empieza a subir a lo largo de la columna. Allí, la dimensión corporal se borra en beneficio de un sentimiento más amplio de calidad de completo, donde el corazón y la consciencia se abren.

Dicho de otra manera, como lo expresa tan bien el Dr. Gérard Leleu, “el goce que se obtiene de la unión sexual, es una experiencia metafísica ya que desactiva un cambio mayor de consciencia:el éxtasis”. Así, la unión sexual y su resultado orgásmico se muestran como una vía real para esperar la “felicidad” a través de la fusión entre lo humano y lo divino.

C. Maillard