A PROPÓSITO DE CANTV, por Miguel Ángel Paz

La empresa telefónica cuyo mayor esplendor inició a reportarse en 1982, bajo la exitosa presidencia de Nerio Neri Mago, con la aplicación de tecnología en punta de la época, a la par de los paises desarrollados, acaba de ser privatizada por segunda vez, al venderse en 4.202.201 acciones de Telecomunicaciones Movilnet, separada hace un año de CANTV, comprada por el enpresario mejicano, Carlos Slimp, con un precio vergonzoso de 541 millones de doláres, bajo el marco de la mal denoninada «Ley Antibloqueo», que no es otra cosa que la imfamante liquidación de activos patrimoniales nacionales, evadiendo controles, normas y procedimientos constitucionales de cáracter administrativos.

La pregonada política desnaturalizada de estatizar las industrias y empresas basicas, cuando a sotto voce, el Teniente Coronel, Hugo Chávez Frias, vociferó frente ak edif. «La Francia», diagonal a la plaza Bolívar caraqueña, con arrogante actitud, emitió la frase:»expropiese» señalando a todos los locales comerciales tradicionales de compra y venta de joyas de oro y plata, confiscadas sin indemnización alguna, ya había ocurrido con una larga cadena de fincas, haciendas y empresas agroalimentarias, así como todas aquellas calificadas como estratégicas.

Vino con ellas la apertura de actos de pillerías, al ser entregadas a chafarotes con cargos de poder, así como delincuentes comunes, cobijados bajo la tutela de juntas comunales, logrando en perfecto binomio, el quiebre técnico de dichas empresas sin rendición de cuentas, mucho menos imputaciones delictivas de los responsables. El resultado catastrófico que dió punto de partida de la crisis agroalimentaria que hoy padecemos. La llamada política autosustentable, toda una malsana quimera.

En el año 1991, segundo período presidencial de Carlos Andrés Pérez, dentro de su plan de reforma económica y fiscal, aplicó acertadamente con control del Congreso Nacional a través del Fondo de Inversiones de Venezuela, todo lo contrario a su política estatizadora de su primer gobierno en 1974, cuando inició una avalancha de nacionalizaciones – si bien acertada con la industria petrólera- dentro una bonanza, fue perniciosa en casi todas las áreas productivas del país con planes faraónicos, fantaciosos, condonación de deudas públicas, etc., que terminaron con saldo rojo para el erario público.

Pues bien en 1991, se inició un proceso privatizador correcto sobre sectores específicos, fiscalizados por el Parlamento Nacional, se inició con la lineas aéreas Viasa y Aeropostal, hoteles de Conahotu y allí entró Cantv, transacciones favorables a los intereses del país. Se intentó y adelantaron sobre sectores puntuales:

Hipódromos, peajes y asi sobre otras fuera de la responsabilidad primaria del Estado: Educación, Salud, Seguridad y Servicios Públicos.

Medidas correctas criticadas por una oposición radicalizada, combinada con la debilidad política de Pérez, en cuyo período reposaba el estigma del impacto social y político como el ocurrido el 27 de febrero de 1989, luego más adelante con los dos frustrados intentos de golpes militares el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, sumando el derrumbe de los precios petróleros.

Una de las criticas más acentuadas a pesar de la defensa del FIV, fue que las propuestas no contaba con indicadores económicos favorables que las soportaran.

Particularmente me correspondió como Presidente de la Comisión Permanente de Juventud, Recreación y Deportes de la Cámara de Diputados, asumida en 1992, por estrictas razones de competencia, se nos fue asignada por mandato de la plenaria, dirigir la investigación sobre la propuesta oficial para la venta de activos de la actividad hipica atribuida a tres hipódromos: La Rinconada, Santa Rita y Valencia.
Iniciamos la investigación durante varios meses, toda la Comisión en pleno integrada por 11 diputados nos distribuimos el trabajo a varias instancias, siin abandonar las otras funciones parlamentarias. Se dió comienzo a una serie de interpelaciones, consultas, entrevistas, recepción de documentos, foros, concluyendo que si bien era acertado, pues no es función de Estado la administración hipica, sin embargo para aquella ocasión los activos estavan subestimados, por lo tanto, la subasta con los montos estimados, ocasionarian daños patrimoniales a la nación.

Concluyó nuestro informe con la aprobación en plenaria y la publicación del mismo, coincidente en tiempos que se produce la defenestración presidencial de Pérez el 21 de mayo de 1993 por el voto de la mayoria calificada de la Cámara Bicameral del Congreso Nacional, incluido el voto de su propio partido AD, con voto salvado de los senadores Ildemaro Villasmil y Luis Vera Gómez. Prosperó la solicitud del Fiscal General de la República, Ramón Escobar Salom, quien había solicitado ante la Corte Suprema de Justicia, un antejuicio de mérito, contra el entonces Presidente por malversación y peculado de partida secreta por 250.000.000 millones de bolivares y fraude a la nación por 10000 $. La corte encontró suficientes méritos.

Se nombró como Presidente encargado en su condición del Presidente del Congreso al senador Octavio Lepage, luego el 5 de junio como presidente interino al honorable historiador y brillante intelectual, Ramón J. Velásquez .

Con su llegada, nuestra comisión solicitó una audiencia, atendida, le hicimos entrega del informe y le propusimos que en atención a la proximidad de las elecciones presidenciales en el mes de diciembre inmediato, era recomendable el congelamiento de la decisión y dejarla en manos del futuro Presidente.

Lo cierto es que la proouesta de CAP, rechazada, satanizada es hoy retomada con evidente perversión sin transparencia por los nuevos «revolucionarios» de bolsillo, ante un país en banca rota como causal de una política banalizada llenna de dislates, despilfarro, corrupción, despojo patrimonial con una ley inconstitucional a espaldas del país, para intentar obtener recursos adicionales que con seguridad tendrá el mismo destino de aquellos, con la vergonzosa venta de activos a precios de «gallina flaca». CANTV es el muestrario..
MAP