ClarkBoys vs PitoAlivio

El Chavismo se marcó con un estilo, el dicharachero, el popular. Y si hay un digno representante de este estilo es Pito Acosta. Ya en el pasado los líderes del Chavismo dependían del portaviones Chávez y su dedo milagroso dónde hasta bates quebrados como Jorge Luis Chirinos y Douglas Hidalgo fueron seguros, hoy dependen casi exclusivamente del liderazgo popular de Pablo Segundo. Agitador, movilizador, compadre, el rezandero; es quien llena los mítines y convocatoria roja, el rey del remate 4×4 que quiebra a la oposición y el mandamás de los motorizados. Por otro lado tenemos a los perfumados de oficina, esos que al mejor estilo de los «señoritos caraqueños» llegaron agarraditos de mano de @vclark y que no saludan a nadie. Incluso si el gobernador llama una movilización sin Pito no llenan ni una cuadra, Ni Bastidas, ni Maldonado, ni Jesús León, ni Sivira, ni Primera, ni Thielen, ni Hernandez y mucho menos Tello, completarían 150 personas entre todos.

Gran dilema enfrenta el Chavismo en Falcón o vuelven a sus raíces o se sifrinizan peor que la oposición. Y no es una realidad solo de Coro, en punto fijo sucede lo mismo con Alcides y su arraigo popular, por predios rojos dicen que la imposición del foráneo Bastidas no cayó muy bien y como viejo lobo paraguanero Alcides late echao y viene por sus fueros. Pero esto es material para otra entrega.