La Miseria del PSUV

Dice un viejo dicho que en la política no hay enemigos, sino adversarios en las ideas, en los pensamientos inclusive en la forma de hacer política, (esto lo enseñan en las 2 Universidades la de la vida y la academia).

Cuando un adversario político fallece. Es deber moral de sus adversarios rendirle honores y dar condolencias a sus familiares y compañeros de partido, esta forma clara unisona es la manera más genuina de estar en el juego político.

Hoy falleció Juvenal Timaure, un reconocido dirigente adeco, apegado a la democracia y al respeto de sus adversarios, y ver que todos los partidos de oposición lamentan su partida y expresan condolencias públicas, es saber que aun quedan políticos haciendo política, triste es no ver al partido del régimen si quiera lamentar el fallecimiento de un ser humano por demás dirigente político (producto de una pandemia que no saben como controlar), demuestra que quienes gobiernan son cualquiera cosa, cualquier corto, menos políticos, ponganle ustedes el remoquete que quiera pero estas cosas no son políticos…
Diría Juvenal Timaure…

«Horrososo son horrorosos»