El presbítero Arling Moreno sobre el Milagro: “A pocos días de la beatificación muchas bendiciones de todo tipo podemos esperar»

Para el presbítero Arling Moreno “Este tipo de testimonios llenan de gozo a pocos días de la beatificación del doctor José Gregorio Hernández”.

El pasado domingo 11 de abril la feligresía católica celebró el día de La Divina Misericordia. Mismo día que un comerciante de origen árabe radicado en Coro, había ingresado a una reconocida clínica de la ciudad y recibió un milagro de vida cuando su salud estaba siendo afectada producto de un infarto, el mismo se lo atribuyen al doctor José Gregorio Hernández.

La doctora Adoración Medina, especialista en medicina familiar relató como sucedió el extraordinario momento, indicando que aproximadamente a las 2:45 de la madrugada de ese día recibió un paciente árabe de 38 años de edad, que primeramente había sido evaluado en el Hospital Doctor Rafael Gallardo,  presentando un síndrome coronario agudo-taquicardia supraventricular (conocido como infarto), con niveles de tensión arterial en 80/50 mmHg, sudoración, palidez, dolor en el pecho y frecuencia cardiaca de 180 por minuto.

“Me comunique con la especialista en cardiología porque era necesario revertir a ese paciente, es decir, practicarle electrochoques para sacarlo de esa taquicardia supraventricular, y sola no podía realizar ese procedimiento porque la enfermera de guardia no está capacitada para ello. Al paciente se le cumplió el tratamiento  previo pero él  manifestaba temor a descompensarse e insistía levantarse de la camilla porque tenía ganas de evacuar, pero no lo dejé y le pregunté si creía en Dios y, él respondió que si, por lo que le expresé que confiara en él y le pidiera por la salud, porque él está entre nosotros y no nos abandona”, detalló la doctora.

Medina prosiguió al comentar que, al paciente se le intensificaron los síntomas, conversó con los familiares y les explicó su estado de gravedad, siendo importante realizarle ese procedimiento que ya estaba dispuesta arriesgarse hacerlo sola.

Al instante, tocaron el timbre de la clínica y era la cardiólogo que, una vez juntas ingresaron a la sala de shock donde estaba el paciente, y debatieron sobre el caso observando lo que reflejaban los monitores.

“El paciente  respiró profundo expresando ¡ya!. En ese momento, el monitor del desfibrilador se normalizó, la frecuencia llegó a 70 por minuto y la taquicardia comenzó a disminuir. En seguida el paciente manifestó que se sentía mejor porque el doctor de bata blanca y bigotes negros que salió cuando nosotras habíamos entrado, le apretó el pecho y le dijo que iba a estar bien”, expuso.

La doctora insistió que, este milagro de sanación se lo atribuyen al también conocido médico de los pobres.

“Para la gloria de Dios que me permitió ver ese milagro porque fue así, un milagro y aunque la cardiólogo es de religión evangélica es fiel creyente de Dios y de sus milagros de sanación”, reiteró.

Pronunciación sacerdotal

Al respecto, el presbítero Arling Moreno, rector de la Basílica Menor El Carrizal, enfatizó:

“A pocos días de la beatificación muchas bendiciones de todo tipo podemos esperar, porque Dios es muy bueno y todopoderoso, y él mismo es quien nos regala este momento oportuno en tiempos de beatificación de nuestro hermano venezolano José Gregorio Hernández”.

Moreno destacó que al intensificarse las oraciones y el crecimiento del fervor del pueblo, testimonios como este alegran.

“Una doctora de guardia con un paciente grave que se sana instantáneamente, dándole ahora las gracias al doctor vestido de bata blanca con sus bigotes negros. Es de origen árabe el paciente beneficiado, y la reconocida y excelente especialista en cardiología, es de una secta protestante (evangélica), que no tuvo tiempo de atender la gravedad del paciente porque se le adelantó esta experiencia mística y sanadora”, señaló.

El presbítero confirmó que, el milagro tuvo lugar en un centro de salud de Coro, estado Falcón y la buena noticia circula en las redes sociales de la región.

“En caso de obtener más detalles en días siguientes los compartiremos brevemente, sabiendo que al Venerable doctor José Gregorio Hernández no le hace falta en estos momentos ningún recaudo adicional a los que ya ha completado por la misericordia de Dios y, en éste día solemne de infinita misericordia divina seguiremos alabando y bendiciendo el nombre de Dios, agradecidos por el don de nuestro beato, en este día que toda Venezuela exulta de gozo con el Pregón”, acentuó