LA MISERIA HUMANA COMO CONDUCTA, HUGO ARIAS

Hoy reaparecemos con este escrito contentivo de criterios propios para introducirnos de manera superficial en un tema relacionado con el nivel de miseria humana que acompaña a algunas personas en su accionar diario, y damos gracias al padre creador porque éstas tienden a ser cada vez más una porción muy mínima, que casi raya en lo invisible, pero no por ello debemos dejar que pasen por desapercibidos. La conducta humana por lo general está fundamentada en el principio de la solidaridad, el compañerismo y las buenas acciones, lo cual puede comprobarse en la actividad diaria, en el sentido de la cooperación y la espontaneidad para ayudar en la consecución de un objetivo sin esperar ningún tipo de retribución, por lo demás, ese comportamiento es generado por situaciones sobrevenidas y cuando alguien requiere con urgencia el auxilio para encontrar una solución a la dificultad que se ha presentado y que debe ser resuelta. La conducta humana no obedece a una planificación premeditada sino que responde al transcurrir del día a día y en ellas el ciudadano debe prepararse para dar la respuesta pertinente, esperada por quienes padecen la contrariedad o dificultad. En cuanto al comportamiento y la solidaridad que pudiera manifestarse en determinados momentos de la vida, se hace para exponer un acompañamiento o respaldo gratuito cuando la persona a quien se le ofrece se encuentra pasando por momentos difíciles, ya sean éstos individuales o familiares, ese comportamiento se ve casi que permanentemente cuando se inician campañas de apoyo para personas con graves problemas de salud y carecen de los recursos para adquirir ciertos medicamentos o sencillamente estos no se encuentran en el mercado local, allí aparece la solidaridad con el necesitado, y esto ocurre casi a diario por la grave situación de salud que hoy vive nuestro país no solo por la pandemia sino también por el abandono injustificado de los servicios públicos de salud para la población .

El venezolano siempre ha tenido por costumbre el apego a la solidaridad, muy visible en las manifestaciones de pesar que se da a los familiares de una persona fallecida, hemos sido siempre cumplidores como bien lo ha señalado el Prof. Tito Guerra, Ese tipo de respaldo con palabras de aliento incluidas también es parte de la amistad en el caso de enfermedades graves de amigos o conocidos. Así ´hemos crecido con esas enseñanzas de nuestros ancestros de lo cual, particularmente nos sentimos orgullosos.

Esa solidaridad ha sido trastocada por la revolución, solo hay que recordar las expresiones soeces, procaces y vulgares dichas por sus dirigentes cuando ha fallecido alguien que disienta de ellos y la noticia conmociona el País, mientras que cuando el fallecido es un correligionario; los honores, actos y loas son de carácter extravagante, comportamiento éste producto de la miseria humana con la que están revestidos que no les permite admitir la parte buena del adversario. Ahora, lo lamentable es que existan paisanos dedicados a la política, conductores de partidos que se han copiado de esa conducta miserable impuesta ´por la estupidez y recién la vivimos con el lamentable fallecimiento de un reconocido militante político de oposición con trayectoria muy limpia desde sus años juveniles cuando se desempeñó como dirigente sindical en el más importante Sindicato de los Trabajadores Petroleros de Punto Fijo, luego se vino a Coro y fue parte del Gabinete del ex Gobernador Leoncio López, y de la dirección política regional del partido liderado por Ildemaro Villasmil, luego de estas actuaciones entró en discordia con la “nueva” dirección de ese partido y decide retirarse a sus cuarteles de invierno dedicándose a la actividad privada y a cultivar amistades. Nunca fue señalado antes, durante o después de su paso por la administración pública de actuaciones indecorosas o las más parecidas a un delito o una falta. Cumplió honestamente con su deber ciudadano y despues´de mas de 60 años de activismo político en la misma línea, al final le fue negado a sus familiares una palabra de consolación y solidaridad. Descansa en Paz compañero Waldemar Piña..

14-05-2021