Análisis en las redes | VOLUNTAD POPULAR BUSCA DESPLAZAR A SUS ALIADOS EN EL ESTADO FALCÓN

Las rencillas internas que tiene la MUD no sobrepasan la capacidad de asombro de cualquier ciudadano, puesto que las traiciones son el plato principal de todos los días buscando garantizar la permanecía y liderazgo.

El G4 conformando por los partidos políticos: Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y Un Nuevo Tiempo (UNT) son las organizaciones que están al frente de la Plataforma Unitaria como alianza estratégica para unificar a los partidos con mayor respaldo de los gobiernos de derecha internacional que buscan derrocar a la Revolución Bolivariana.

Este pacto tiene bajo su brazo electoral la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) cuya ficha posee un carácter de franquicia para ser utilizada en beneficio exclusivo a los partidos miembros de la Plataforma Unitaria lo que pondría a un lado a las demás organizaciones opositoras que representan un 50% del total de la Oposición (fuente: resultados electorales presidencial 2018 CNE. Oposición: 2.943.282 votos).

El G4 tiene una gran ventaja sobre la otra mitad de la Oposición y es que estos poseen la «bendición» de su jefe en la Casa Blanca, ellos no pueden decidir absolutamente nada sin autorización de Washington quien a la final es su fuente de financiamiento principal y protectorado. Sin embargo, en cada región de Venezuela cada miembro de ésta alianza tiene un liderazgo propio dentro de la Oposición; es decir, cada Partido en cada Estado tiene cierto reconocimiento de importancia a lo interno de la Oposición. Por ejemplo, nadie puede dudar que en el estado Zulia, Manuel Rosales se encuentra bien posicionado con su partido UNT en lo interno de la Oposición.

En el estado Falcón ocurre una especie de «alianza menor» o «sub pacto» entre Acción Democrática y Primero Justicia, puesto que ambas organizaciones históricamente se han apoderado del liderazgo y la conducción de la Oposición a los interno. Gregorio «Goyo» Graterol que viene de COPEI pero actualmente es el conductor de PJ ha estrechado un acuerdo con Eliezer Sirit que es el mayor dirigente de Acción Democrática en la entidad falconiana para garantizar una hegemonía interna y así proteger sus intereses personales.

Por otro lado, se encuentra Luís Stefanelli, el apoderado de la organización Voluntad Popular y quién cuenta con el apoyo natural de Juan Guaidó. Un apoyo que hoy es desventajoso tenerlo debido a las acciones corrompidas en la que se ha visto sumergido Guaidó donde se encargó de destruir y entregar los activos de la República Bolivariana y su enriquecimiento abismal y súbito.

Stefanelli desde siempre ha tenido el deseo de ser gobernador desde que era miembro del partido COPEI y fue derrotado en aquellas internas por José Curiel; el grupo de Goyo logró posicionar al ex ministro derrotando al pupilo que promovía el otrora gobernador, Aldo Cermeño. Desde esa época Stefanelli le guarda la factura a Graterol.

El pacto Goyo-Sirit es una alianza de simple sobrevivencia estratégica, puesto de permitir que Stefanelli logre ser Alcalde de Carirubana, un ayuntamiento que es visto como una pequeña gobernación, Stefanelli se apoderaría del liderazgo de la Oposición en el Estado y quedarían amenazados los intereses de Graterol y Sirit por lo que serían desplazados los partidos Primeros Justicia y Acción Democrática por Voluntad Popular.

Históricamente la Oposición en el estado Falcón ha sido dirigida por Copei y AD. Hoy en día la organización social cristiana se encuentra fragmentada y gran parte de ella migró a PJ; sin embargo, dirigentes copeyanos como Aldo Cermeño han mantenido un amplio control en la Oposición y aún goza del aprecio de muchos militantes opositores. Aldo actualmente es candidato a la gobernación por la Alianza Democrática lo que pone en jaque a la MUD. Sin duda alguna, ésta confrontación interna de la Oposición obliga fortalecer aún más el pacto entre Sirit y Goyo para que Stefanelli no logre ganar en Carirubana. Esta historia se repite en el municipio Miranda, el actual candidato es «Chente» Graterol, familia de Goyo, pero así como piensan los justicieros y adecos de Stefanelli, también el italiano piensa que no es conveniente que Chente gane el municipio Miranda. Todo es un juego de ajedrez y cada quien quiere comenzar con las piezas blancas para llevar ventaja y así decidir si inician con la jugada siciliana abierta o cerrada.

CARLOS GUTIÉRREZ
Abogado y analista político