Hasta el Sol de los Venados | Venezuela su revolución y su petróleo referencia mundial de los pueblos

Pensar que existen aún hoy “venezolanos” atollados en un barrial anti histórico y anti patriótico, nos lleva a entender el porque nuestro país no alcanzó el lugar al cual estaba predestinado en el siglo XX, titular hoy un artículo de opinión que nuestro país es un país arrodillado, es un país humillado solo cabe en mentes que se quedaron, que el mundo cambió y todavía no lo saben, a la orilla del camino están, rumiando sus frustraciones, amarguras, desencantos y no solo eso que tuvieron oportunidades por años de mostrar un camino, de servir de guías generacionales y no pudieron, porque ninguno de ellos entendió como se podía avanzar con soberanía, arrodillado estuvo el país durante 40 años (1.959-1.999) siguiendo los lineamientos dictados por el gobierno de los Estados Unidos y acá en nuestro país, los Betancourt, los Leoni, los Calderas, los Pérez, los Lusinchi, los Herrera, los Petckoff actuando a lo interno y a lo externo como muchachos lleva y trae de los designios de los diferentes presidentes de los Estados Unidos, arrodillados ellos, o como lo dijera en una acción de sincericidio Pedro kusinsky, ex presidente del Perú, como perritos falderos, que le baten la cola a sus jefes de la Casa Blanca.

Si algo queda en el corazón del pueblo como legado de la revolución bolivariana, es el rescate de la soberanía nacional, no más escuadrones militares en Fuerte Tiuna, no más asesores del Comando Sur en Miraflores, si el rescate de la soberanía es estar arrodillado según Froilán González, es bueno preguntarle que entiende el por soberanía.

Nuestra industria petrolera, dirigida por más de 70 años según los intereses de las transnacionales, Creole y Shell y rescatada de ese cautiverio por el Comandante Presidente Chávez en el año 2.003, puesta al servicio de los sagrados intereses del pueblo venezolano, en educación, en salud, en desarrollos habitacionales y no nos quedamos ahí, fuimos más allá, hemos utilizado el petróleo y nuestro potencial petrolero para enlazar con otros pueblos, con intercambios ganar -ganar, a través del petróleo hemos logrado en educación vencer el analfabetismo insertado en nuestras clase sociales más pobres, con el analfabetismo de los ricos y de la burguesía que no saben que significa soberanía, no hemos podido, hemos realizado avances en salud, donde al mas remoto lugar de nuestra geografía se dispone de un ambulatorio, de un médico, todo eso lo hemos logrado utilizando el petróleo como herramienta política y de transformación, hemos apoyado a pueblos hermanos de NuestraAmérica y del Caribe, pueblos con graves carencias energéticas y que gracias a la mano amiga, solidaria de la revolución bolivariana han podido avanzar en la búsqueda de un mejor vivir.

Que producto del bloqueo financiero- económico hemos recibido fuertes golpes en nuestra principal industria nacional, que nos llevó de una rata de 3 millones de bd de crudo a 100.000 bd y menos, eso es una realidad y la hemos ido superando, hemos ido saltando todas las barreras que el imperialismo de una manera unilateral e injusta nos ha impuesto, y ya vamos en la búsqueda de la producción del Millón de barriles diarios y seguiremos avanzando contra el bloqueo, contra el saboteo de los sicarios de la derecha regional y nacional. Porque si bien es cierto que nuestra situación en el negocio petrolero no es fácil, ni es para sonreír, el potencial petrolero de nuestro país, uno de los mayores potenciales del mundo, sigue ahí y debemos es definir políticas justas para recuperar nuestra industria nacional para el beneficio del pueblo venezolano y de los pueblos hermanos del globo, que luchan por su liberación nacional y su felicidad.

Aquellos que se quedaron en la historia, que añoran al Juan Pablo Pérez Alfonzo de la década del 60, pero que no recuerdan que lo llamaban loco al Juan Pablo Pérez Alfonzo de sus últimos años, cuando advertía del erróneo camino seguido por Carlos Andrés Pérez y Copei en el negocio petrolero.

Con todo y la difícil situación que se está viviendo en nuestros campos petroleros y en nuestras refinerías, como dije antes, el potencial existe y lo que falta es encontrar la ruta del levantamiento de nuestra industria a los números de producción y distribución de los primeros años del siglo XXI.

Muchas son las propuestas que están sobre la mesa, de seguro para desarrollar la inmensa base de recursos petroleros de Venezuela, debemos desmontar todo el aparato de regulación y fiscalización que pesa sobre esa actividad petrolera, porque en nuestra situación ese desarrollo no es posible hacerlo con los recursos internos y es necesario atraer el capital petrolero internacional con proposiciones de una rentabilidad mayor a la ofrecida en otros destinos, capitales de Irán, China, Rusia, Corea del Norte y de otros países con o sin afinidad ideológica. Esa lucha tiene varios campos de batalla y uno de ellos es el mediático y los medios de comunicación, que son controlados por sectores adversos a nuestra independencia nacional y siguen tratando de imponer matrices de opinión favorables a sus muy particulares intereses económicos y políticos, la lucha en el campo comunicacional debe continuar, no dejarles espacios, rescatar la verdad histórica de nuestro negocio petrolero y no dejar sin repuesta a esos escribidores para los cuales la palabra nacionalismo significa atraso.

No solo en el campo petrolero está desfasados, hablan del gobierno de Rómulo Betancourt como un gobierno democrático y se olvidan que el legado que dejó la saga de Betancourt, Leoni, Caldera, Gonzalo Barrios, Lusinchi, Herrera Campins, Octavio Lepage, David Morales Bello, Escobar Salom fueron la de unos gobernantes arrastrados como serpientes al imperialismo norteamericano y no lo pensaron dos veces para cometer asesinatos para agradar a sus dueños, la patria, quedo regada con la sangre noble, buena, de Alberto Lovera, Livia Gouvernier, Chema Saher, Víctor Soto Rojas, Pasquier, Marisol Valera, el Santajuanero Nelson López, El Motilón, Fabricio Ojeda, Argimiro Gabaldón, los caídos en Cantaura, los caídos en Yumare, los caídos en las jornadas del 27 y 28 de febrero de 1.989, ese es el legado de crímenes y asesinatos que dejaron los gobiernos ”democráticos” de la derecha antinacional, antipatriótica y arrastrada al imperialismo yanki.

No volverán!!

Nani Borges